+34 640 886 386 info@bhavan.es

Práctica

Cantar da fuerza y renovación a la energía vital incluido el cuerpo físico. Da espacio a la expresión emocional, crea una escucha e indagación sutiles, y nos conecta con la respiración, el silencio interior y a la posibilidad de atestiguar algo creativo que surja en el momento.

Entretejida en cada nivel de la vida, nuestra voz abarca el espectro entre lo sagrado y lo cotidiano. Explorar tu voz – hablada, cantada y silenciosa – y cómo te escuchas a ti mismo y a los demás, es una manera bella de conocerte más profundamente.

Incluso si aún no sientes mucha confianza a la hora de usar tu voz cantada o tienes dudas acerca de la posibilidad de expresarte, sostener un sentimiento de gratitud y aprecio por tu voz ayudará a que emerja con toda su belleza y autenticidad.

Una práctica vocal puede tomar muchas formas distintas según el objetivo que tengas en un momento dado, pero es probable que incluirás siempre unos elementos fundamentales sea cual sea la forma que toma: trabajar con el cuerpo para prepararlo para cantar, el trabajo respiratorio y los ejercicios de calentamiento vocal. A partir de allí depende de nuestra escucha interior sentir e intuir la dirección que tome la práctica, pero sin duda nos ayuda contar con algunas estructuras sonoras que sirvan de lugar para la exploración vocal.

Éstas podrían ser los cantos que queremos cantar, guías melódicas para seguir como mantras o escalas específicas, alguna música o canción que queremos escuchar, un poema o simplemente el darnos el espacio para improvisar.

Ahora bien, la voz cantada ha estado irrumpiendo de manera espontánea en nuestra vida diaria durante siglos y puedes encontrarte cantando a solas o en compañía sin ninguna preparación estructurada en absoluto. ¡Lo mejor es dejarte llevar!

Hay un lugar en el alma, un lugar colectivo e íntimo a la vez, que es regazo, escenario compartido, arquetipo viviente, paraíso remoto desde el cual cada individuo emerge con su figura y con su canto. El canto que de ahí nace es profundo y vivo cuán profunda es la infancia. Que no es infantil.

Germana Giannini

p.33 “El canto del Otro”